La Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes ha tomado el reto de revisar su pasado y de analizar su funcionamiento presente, una vez hecho este ejercicio de reconstrucción y reflexión sobre su ser y su hacer, el paso obligado es atisbar el futuro y atreverse a imaginar, a construir y diseñar el provenir de esta organización. La cumpleañera puede soñar, para eso es su festejo.

Los protagonistas de su origen y evolución nos han dejado sus comentarios en donde expresan los deseos, la visión deseable y posible que ellos esperan para la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

El Ingeniero Humberto Gutiérrez Allende, primer presidente del Consejo Directivo de la Asociación, expresó su deseo de que esta organización se fortalezca y, pidió a los directivos actuales y por venir, que mantengan una comunicación constante y permanente con los trabajadores académicos, que no se desvíen de la esencia de la función de este sindicato, consistente en el mejoramiento del profesorado. Igualmente sugirió a los directivos aumentar la promoción cultural y deportiva entre los profesores.

El Doctor Salvador Cisneros Bosque, externó su idea sobre el futuro de la Asociación y dijo que es muy promisorio, que la comunidad de académicos universitarios espera un mayor fortalecimiento de la organización y de la propia universidad, ya que el desarrollo de ambas instituciones va de la mano. “Yo le deseo que siga igual y que mejore”.

El Doctor Alfonso Pérez Romo, rector en funciones en la fecha de registro de la Asociación como sindicato, manifestó que en los primeros 25 años de existencia de la Asociación, le desea “que no sólo sea un organismo sindical defensor de los derechos laborales de los profesores, sino que siga siendo un factor de desarrollo, de calidad educativa y responsable del desarrollo educativo de la Universidad”.

El Doctor Eduardo de la Cerda, actual presidente de la Mesa Directiva de la Asociación, señaló en repetidas ocasiones durante la entrevista, que la organización sindical de los trabajadores académicos de la Universidad Autónoma de Aguascalientes se ha consolidado en estos 25 años, que su desarrollo interno va por buen camino y que se encuentra en una etapa de madurez, que debe cuidarse y fortalecerse, que los asociados pueden estar tranquilos y participar más en su propia organización.

En el mismo tenor de las preguntas a los protagonistas del origen y evolución de la Asociación, se le preguntó en un cuestionario, en la pregunta número 18, a los profesores universitarios asociados a este sindicato, cómo ven el futuro del mismo, para esto, un 40% (28) no dieron alguna respuesta, y el restante 60% (42), opinaron entre otras cosas lo siguiente:

Mayor coordinación con Rectoría

Un futuro poco optimista

Modernizándose

Poca representación de los profesores

Mayor desarrollo cultural y social

Mayor participación de los maestros

Transparencia en el manejo del dinero

Los datos y las visiones contrastan, hay entonces una tarea pendiente de comunicación por parte de la directiva de la Asociación, que ayude a sincronizarlas

La directiva actual de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes sabe que la complacencia es nociva para la salud de las organizaciones, por ello, se ha planteado retos a partir del diagnóstico que ha significado este ejercicio de análisis. Le ha quedado muy claro que se necesita reforzar la comunicación al interior y al exterior y superar ése divorcio de facto existente entre otras organizaciones que son parte importante de la Comunidad Universitaria. Me refiero al dato revelador de que el 90% del personal afirmó desconocer cualquier tipo de relación de la Asociación con el Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad y el 92.8% equivalente a 65 catedráticos encuestados, manifestaron desconocer si existía relación entre la Asociación y la Federación de Estudiantes.

Una vertiente preventiva, pero de particular atención, consiste en ejercer el derecho de audiencia consignado en el Contrato Colectivo de Trabajo, en la cláusula 99, para los efectos de integrar una comisión real y formal que se convierta en vínculo de comunicación de la Asociación con el Consejo Universitario, ya que en varias ocasiones las decisiones que ahí se toman, afectan los derechos de los trabajadores académicos y pudieran ser violatorias del propio Contrato. En la misma vertiente, se ha detectado que la “JUNTA DE GOBIERNO” de la Universidad se ha convertido en una instancia ajena al quehacer universitario y sólo aparece con motivo de la gran decisión, pareciera una estatua de mármol que sólo ve impasible el devenir de la universidad y sus protagonistas, de ahí que se sugiere quitarle ése hálito de impoluta, de misteriosa y de inmaculada, para pedirle que baje del olimpo y se relacione con los trabajadores académicos de la Universidad, con los estudiantes y con los trabajadores administrativos. En este sentido es posible y deseable que sea la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, la que inicie el diálogo y los acuerdos necesarios que incluso puedan llevar a una REFORMA al ESTATUTO y a la LEY ORGANICA DE LA UNIVERSIDAD, para la modificación de esta instancia universitaria, que la involucre con el quehacer cotidiano de los universitarios o incluso su desaparición si así llegare a considerarse.

En la agenda del futuro posible y deseable de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se precisa del EQUILIBRIO como política general de acción. Un equilibrio necesario entre la pertenencia a organizaciones obreras estatales, nacionales e incluso internacionales, que lleve a una participación activa, a que la Asociación mantenga el papel protagónico de primer orden que ha mantenido dentro del sindicalismo universitario del país y; entre la atención eficiente de las necesidades expresadas por sus asociados. Tan es indeseable que una directiva se relegue a su interior y se aleje de la defensa de causas comunes con otras organizaciones obreras, como que por atender aquellos compromisos se descuiden las necesidades de la casa. La sabiduría popular lo dice en la expresión: “ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”.

La relación que ha existido entre la Asociación y los gobernadores en turno deberá mantenerse en la misma línea de equilibrio, dentro de ése respeto que a lo largo de 25 años ha logrado superar situaciones difíciles y construir puentes de entendimiento, baste recordar el apoyo con el terreno para la construcción del edificio sindical, los apoyos para la construcción de Termápolis, el apoyo económico extraordinario para evitar el estallamiento a Huelga en 1981 y en 1991, entre otros. Diálogo, comunicación respeto y acuerdos, son los signos de una relación entre la Asociación y los gobernantes que debe mantenerse y fortalecerse. En la actual circunstancia, sería absurdo que una directiva aceptara condiciones de sumisión o enfrentamiento, pero igual de dañino es el alejamiento de las autoridades que cotidianamente toman decisiones que impactan el funcionamiento de la universidad en su conjunto.

La Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes debe mantener su contribución al desarrollo de la propia Universidad y del estado de Aguascalientes. El Doctor Salvador Cisneros expresó con toda pertinencia, que el futuro de la Asociación y el futuro de la Universidad “van de la mano”.
Un aspecto de especial relevancia en esta encrucijada de 25 años de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se refiere a cómo mejorar la participación de los profesores con su sindicato. En la encuesta realizada como parte de este trabajo, únicamente contestaron 19 de los 70 profesores, paradójicamente se negaron a dar su opinión el 82.9% de los profesores interrogados. Las sugerencias más mencionadas fueron: Mejorar la comunicación, aumento de sueldo, crear una conciencia plural, realizar sesiones a mejores horas, formación de grupos a cargo de un dirigente especifico. En lo personal, debo decir que hasta antes de hacer este estudio, consideré la inasistencia de los asociados a las asambleas sindicales, como una muestra de irresponsabilidad y apatía por parte de éstos. En el caso específico, los bajos niveles de asistencia en las asambleas de la Asociación me sugerían muchas respuestas aventuradas que todavía hoy están sin una respuesta concreta, por ejemplo, supongo que los trabajadores académicos no asisten a las asambleas por considerar que es una tarea de obreros (por vanidad pues), o por irresponsabilidad, o por flojera o por comodidad. El Ingeniero Humberto Gutiérrez Allende, primer presidente de la mesa directiva de la Asociación en su etapa como sindicato, me dio una visión diferente, para él, el hecho de que los asociados no acudan a las asambleas es un SIGNO DE CONFIANZA en sus directivos. Después de mi sorpresa inicial, me explicó que si no van a las reuniones, es porque están conformes con el desempeño de sus representantes y, que el día que acudan en masa, seguramente será porque una decisión de su directiva o de las autoridades universitarias pretende afectarles gravemente. Reitero que en lo personal es una nueva versión del fenómeno de la inasistencia a las asambleas sindicales, mientras lo comparto con ustedes, lo sigo meditando.

La situación descrita en el párrafo anterior nos lleva a un punto de primer orden en el diseño del futuro deseable y posible de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, a la par de las tareas internas de difusión y de concientización sobre la existencia y funcionamiento de la organización, es preciso superar las deficiencias y fortalecer las oportunidades de divulgación de la actividad sindical y la promoción del compromiso y participación de los asociados. La CAPACITACION SINDICAL es la clave de esta nueva visión del sindicalismo en general y del universitario en particular. La dirección de los destinos de una organización tan importante como ésta, implica una gran responsabilidad y requiere que quienes la asuman cuenten con las herramientas teóricas y prácticas necesarias para llevarla a cabo.
La improvisación de dirigentes sindicales es una tendencia del más viejo sindicalismo corporativo del país, la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes exige y merece la profesionalización de sus cuadros directivos del presente y del futuro, la concientización se ayuda con la capacitación.

Finalmente, hemos de mencionar que la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se ubica plenamente en la hipótesis que planteara desde hace varios años Ramos Alvarez32 en el sentido de la naturaleza y funcionamiento de los sindicatos: “La defensa de su respectivos intereses fue el primer objeto de los sindicatos; pero su permanencia, su acción continua, hizo alcanzar otros dos terrenos: el estudio de sus intereses (se entiende que para analizarlos y planear sus programas de acción y el de mejoramiento de ésos intereses), de sus condiciones de trabajo, vale decir de sus condiciones de vida. “

En el nuevo sindicalismo que ha buscado construir la directiva actual de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, ya no cabe la imagen tradicional del cacique sindical rodeado de privilegios, prebendas y obediencia ciega, lo que cabe es una exigencia mayor de responsabilidad y de trabajo, de actualización y de capacitación permanente y de manera particular, una estrategia de trabajo en equipo, de suma de esfuerzos, voluntades y capacidades, a la que se convoca en forma abierta y permanente a todos los asociados.

Esta Asociación es una casa de puertas abiertas, se compone de más de 1700 trabajadores académicos, ésa es su fuerza originaria y todos ellos tienen deberes y derechos que cumplir y disfrutar, el compromiso es de todos. Bienvenidas todas las manos, todos los esfuerzos y todas las voces que quieran aportar su contribución al engrandecimiento de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Con la esperanza de que podamos festejar otros 25 años de fructífera labor sindical.